El transitado Puerto de Santa Cruz de Tenerife

Puerto de Santa Cruz de Tenerife

Recorrer el centro de Santa Cruz de Tenerife durante los días de entre semana es casi siempre sinónimo de gentío y alboroto. Especialmente concurridas suelen estar zonas tan céntricas como las plazas de España y de Weyler o las calles Méndez Núñez, La Noria y, sobre todo, el Castillo.

Son lugares repletos de tiendas y establecimientos en los que también proliferan las terrazas de los bares. Esto explica tal abundancia de gente, pero sólo en parte. Porque es llegar el sábado por la noche y quedar la ciudad prácticamente desierta. Y qué decir del domingo, cuando cruzarse con alguien después del atardecer es poco menos que misión imposible.

Esto, que a priori puede resultar misterioso, en realidad tiene una explicación bastante sencilla. Posiblemente, muchos de los turistas que llegan por vía aérea parten directamente desde Los Rodeos o Reina Sofía hacia el Puerto de la Cruz o Costa Adeje sin siquiera poner un pie en la capital de la isla. ¿Entonces por qué están tan transitadas las calles del centro de Santa Cruz? Sencillo: por la actividad de su puerto.

Porque, al margen de que garantiza el abastecimiento de toda la isla, el Puerto de Santa Cruz de Tenerife recibe cruceros prácticamente a diario, razón por la que tantos turistas visitan diariamente una ciudad sin, a priori, excesivo encanto.

Una frenética actividad portuaria que posiblemente pasa desapercibida para los propios habitantes de la ciudad, quienes suelen tomar sus cruceros interinsulares desde el Puerto de Los Cristianos, pero que resulta palpable tras repasar unos pocos datos. Por ejemplo, los de la segunda semana de enero, cuando el Puerto de Santa Cruz recibió seis escalas de buques cruceros cargados con cerca de 21.000 visitantes.

Lujosos barcos que procedían de Funchal (Madeira), Agadir y Casablanca (Marruecos) o Arrecife (Lanzarote) y que, tras parar en la capital tinerfeña, continuarían su periplo rumbo a la Península o a otros puertos cercanos, como el de San Sebastián de La Gomera. Así pues, puede que Santa Cruz no sea un lugar especialmente atractivo para el turismo, pero su puerto la ha convertido en punto de paso obligado para quien llega a la isla por vía marítima.

Foto Vía: Canariasenelsiglo21

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top