Tres momias guanches en Santa Cruz

momias guanches

De Tenerife a Madrid y de ahí nuevamente a la mayor de las Islas Canarias. Parece la travesía habitual de cualquier joven que marcha a estudiar a la Península y luego regresa a su isla natal a desarrollarse profesionalmente. Sin embargo, no es de jóvenes estudiantes de lo que hoy hablamos, sino de guanches, concretamente de momias guanches.

Dos hombres y una mujer. Para ser más exactos, dos féminas de entre 25 y 30 años y 1,55 centímetros de estatura aproximadamente –algo bajitas para lo que solía ser la media de las guanches-, y un varón algo más mayor, de entre 30 y 35 años, de una altura de 1,76 centímetros, algo más que la media habitual de los pobladores originales canarios.

Los restos momificados de estos tres individuos, desde el siglo XIX depositados en el Museo Reverte Coma, dependiente de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid, han retornado a la isla de la que partieron hace más de 100 años.

Tras un periodo de aclimatación, estos tres representantes de la historia canaria serán exhibidos en el ámbito funerario del Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife, donde se exhiben las momias y otros restos de la cultura guanche.

Tres momias que, por otra parte, se conservan en magníficas condiciones. Especialmente las de las féminas. De una de ellas incluso se cuenta con restos de sus órganos internos. Peor es la situación del varón guanche, del que sólo se conserva el torso y la cabeza; suficiente, por otra parte, para garantizar que era un hombre muy robusto y fuerte, dándose un aire a esos reyes guanches que a modo de estatuas presiden la Plaza de Candelaria, lugar más que recomendable para lso amantes de la historia de los aborígenes canarios.

Estos tres oriundos tinerfeños han podido regresar a su isla gracias a un convenio suscrito a finales del año 2009 entre el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid y el Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife . Es de esperar que ya no se tengan que mudar más y que, por fin, puedan descansar en paz.

Foto vía: Cardenasg

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top