Excursión y fotos del Teide

panoramica-del-teide

No hay duda que la visita imprescindible que debe hacerse en Tenerife es subir a las Cañadas del Teide y avistar nuestra montaña más alta. 3.718 metros contemplan uno de los paisajes más espectuaculares y llamativos que puedan verse en todo el territorio español y, por supuesto, en Canarias. No en vano es ya uno de nuestros Patrimonios de la Humanidad, declarado así en el año 2007 por la Unesco.

Hace un par de semanas tuve la ocasión de hacer el recorrido nuevamente hasta las inmediaciones del Valle de Ucanca desde se tienen unas espléndidas vistas del Teide, centro además de un buen número de senderos que harían las delicias de cualquier amante de la Naturaleza.

La subida más clásica es por La Orotava en dirección a Aguamansa. Poco más de 36 kms. nos separan del Parque Nacional de las Cañas del Teide y de su conocido Parador.

Vistas al Teide

La sinuosa carretera en subida va dejando a nuestros pies tanto al municipio de La Orotava como más abajo al Puerto de la Cruz. En un buen día, las vistas del mar son espectaculares mientras nos vamos adentrando en un verde paisaje de pinos canarios. Si el día es un poco más nuboso, cosa bastante habitual por otro lado en el norte de la isla, nos iremos adentrando poco a poco en lo que en Tenerife se conoce como el “mar de nubes”, donde el cielo se nos muestra despejado mientras bajo nuestro nivel una espesa y algodonosa capa de nubes parece hacernos de colchón.

Hay muchos miradores en el camino una vez entramos en el Parque. La transformación pictórica es clara por cuanto los paisajes empiezan a tornarse áridos y casi lunares. Los restos de pasadas lenguas de lava volcánica rodean la carretera y a ambos lados el desierto se impone a la vegetación.

Poco antes del Parador y el Valle de Ucanca está el teleférico que sube a las faldas del Teide, pero debéis tener en cuenta que si queréis subir o bien váis temprano o bien aguantaréis largas colas de turistas.

Valle de Ucanca

La parada principal, allí donde suelen detenerse los autobuses de turistas, es de donde se toman las fotos más conocidas del Parque. La del valle de Ucanca, un amplio valle formado por una erupción volcánica y la de los Roques de García con la silueta del Teide dibujada detrás. Allí arranca un sendero de dificultad media que os llevará por el corazón del Parque durante una hora y media. 

Roques de Garcia frente al Teide

Mi última recomendación es, y si calculáis bien para estar a la hora del almuerzo, comer en el Parador de las Cañadas del Teide, un impresionante alojamiento (sobre todo por su situación) donde por unos 30 euros podréis disfrutar de un magnífico menú a base de comida autóctona.

Parador del Teide

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top