Qué ver en Tenerife

Mirador del Valle de la Orotava

La gran mayoría piensa en Tenerife como el destino ideal para ir a la playa, para relajarse y tomar el sol en un buen hotel, a ser posible con los clásicos “todo incluido”, y sin embargo, curiosamente la isla presenta a lo largo de su geografía un contraste exagerado de paisajes y climas. Tanto es así que los tinerfeños hablan de microclimas tan localizados que pueden variar en cuestión de pocos kilómetros y que hacen del Sur de Tenerife que sea totalmente distinto al Norte.

Por eso es aconsejable tener muy claro qué es lo que buscamos: el relax de las playas y los mejores hoteles, o visitar pueblos típicos y disfrutar de los mejores paisajes costeros. Si es lo primero, entonces decididamente debéis ir al Sur, a Los Cristianos o Adeje, las dos zonas más turísticas. Si buscáis lo segundo, buscad el hotel en el Norte, preferiblemente cerca del Puerto de la Cruz desde donde podréis recorrer la bellísima carretera que os lleva junto a los acantilados costeros hasta la Punta de Teno, o visitar pueblos como Garachico.

¿Qué sitios ver en Tenerife?

Al Sur de la Isla

Ya os he mencionado dos destinos preferenciales: Los Cristianos y Adeje. Son las dos zonas más turísticas y las que mejores resorts tiene. Magníficas playas, amplias y de arena clara, mucho sol y buenos restaurantes playeros cumplirán con vuestros deseos de tranquilidad. Sin embargo, ninguna de estas dos localidades son visualmente bonitas. Si queremos hacer alguna excursión fuera del hotel, os recomiendo marchar hacia el Acantilado de los Gigantes, una sucesión de abruptos acantilados que parecen romperse junto al mar. Los Gigantes es una pequeña localidad donde seguramente podréis comer un buen pescado pegados al mar, aunque las mejores vistas para tomar unas buenas fotos de los acantilados están en los varios miradores que hay desde la carretera que baja al pueblo.

Acantilado de los Gigantes

El puertecito de Güimar es otro de los lugares donde podréis pasear tranquilamente junto al mar, al igual que en Las Galletas, la localidad más al sur de la isla o Arona con un centro histórico con un importante valor histórico. Un poco más allá de Güimar está la ineludible visita a Candelaria con una preciosa plaza central en la que se alza la Iglesia de la Virgen de Candelaria, tan querida en estas tierras.

Si viajáis con niños y buscáis atracciones os recomiendo el Siam Park, el parque acuático más grande de Europa. Numerosas piscinas en las que desembocan toboganes de todas clases y colores. Cerca está el Jungle Park, el parque de las Águilas, especial si os gustan los animales.

Y, por supuesto, podréis subir al Teide desde el sur, aunque mis preferencias me hacen recomendaros que subáis al mismo desde el Norte, una carretera que ofrece unas vistas mucho más verdes y alegres que las del Sur.

Al Norte de la Isla

Santa Cruz es la capital de la provincia. Es la más grande localidad isleña y aunque puede merecerse una visita, no deja de ser una gran ciudad que, al menos, personalmente pienso, no tiene el encanto de otras localidades más pequeñas y acogedoras. Sin embargo, si vais de compras, es el mejor sitio en el que podéis hacerlo. Además, aquí se encuentra la afamada Playa de las Teresitas.

Quizás por eso os recomendé, en caso de quedaros en el Norte, que busquéis el hotel en el Puerto de la Cruz. Es mucho más pequeño que Santa Cruz, pero sin embargo, es tan turístico o más que aquél. El Puerto de la Cruz tiene un bonito centro peatonal en torno a la Plaza del Charco. Desde este plaza podréis dirigiros hacia el Muelle y de ahí pasear en dirección a San Telmo. Es en esta zona donde el complejo del Lago Martiánez, una zona de piscinas naturales muy bien aprovechadas con palmeras y sitios donde tomar el sol. Hacia el otro lado del Puerto, en dirección a Playa Jardín está el conocido Loro Parque.

Entre Santa Cruz y el Puerto de la Cruz está La Laguna antigua capital de la isla y la de más valor histórico arquitectónico de Tenerife. Podríamos decir que el origen moderno de la isla se encuentra allí. En sus cercanías se produjo la terrible batalla del Acentejo y la posterior pérdida de los guanches, indígenas locales, que vieron perder sus territorios en mano de los colonizadores castellanos allá a finales del siglo XV. San Cristóbal de la Laguna fue incluida en la lista de Patrimonios de la Humanidad en el año 1.999.

La siguiente localidad que debéis visitar es La Orotava cuyo valle, formado por anteriores erupciones volcánicas del Teide, ofrece uno de los más bellos paisajes de Tenerife, y más allá del Puerto de la Cruz, Icod de los Vinos, conocido por su Drago Milenario, y Garachico, el que para mí es el pueblo más bonito de la isla. Un poco más allá, y en dirección a la agreste Punta de Teno está Buenavista del Norte, desde donde se va al Barranco de Masca.

Subir al Teide

No podía acabar este resumen sobre qué ver en Tenerife de otra forma: el Teide. O el “padre Teide”, como le dicen aquí. Y es que a fin de cuenta lo que es Tenerife, se lo deben al Teide, la montaña más alta de España, de origen volcánico. Subir allí es un espectáculo por todo; por sus caminos de accesos, por las vistas, porque en su ascenso vamos dejando a nuestros pies el llamado “Mar de Nubes” del Norte y sobre todo, por el impresionante paisaje lunar que nos ofrece los muchos cientos de años de derrame de lava volcánica.

No, no penséis que sólo venís a la playa. Tenerife tiene mucho que ofrecer, y os aseguro que la disfrutaréis.

Información práctica para viajar a la isla

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top