El Castillo de San Miguel en Garachico

Castillo de San Miguel en Garachico

Uno de los rincones más pintorescos de la isla de Tenerife es Garachico. Situado en la costa norte, a 60 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife, entre Los Silos e Icod de los Vinos, su aspecto casi encaramado a la colina que se sitúa frente al mar lo hacen sumamente atractivo para el visitante.

Ya hemos hablado en alguna ocasión de este lugar, y hoy nos detenemos concretamente en su Castillo de San Miguel, construido en 1577 por orden de Felipe II. Durante los siglos XVI y XVII prácticamente la totalidad de islas Canarias se veían constantemente amenazadas por la presencia de piratas (la mayoría de ellos berberiscos) que se adentraban con el fin de saquear las ciudades.

La situación de Garachico de cara al mar requería de un bastión defensivo, habida cuenta de que por aquella época la propia Garachico era la capital de la isla. La población era pasto del asedio de corsarios normandos, portugueses, ingleses y bereberes, por lo que esta fortaleza se convirtió en una de las más importantes de la época.

Fijaros cómo no harían el castillo que fue el único edificio que sobrevivió a la tremenda erupción volcánica del volcán Montaña en 1706. A principios del siglo XVIII Garachico era el puerto más importante de la isla, pero este terrible incidente dejó sin efecto la actividad comercial, quedando el Castillo de San Miguel casi como mero espectador de la tragedia.

Para visitarlo tenemos que dirigirnos a las piscinas del Caletón, ya que la fortaleza se halla justo al lado. De planta cuadrada, sobre su pequeña puerta de entrada veremos algunos escudos, dedicados a Carlos V y a su hijo Felipe II. Cuenta además con almenas, una garita y campanario. En el exterior cuenta con un jardín y un viejo cañón.

Os recomiendo la visita ya que la fortaleza hoy se usa como Centro de Información Patrimonial, en el que conocer un poco más los avatares históricos de Garachico, que son muchos. Si tenéis la suerte de encontraros un día de mar brava en la población veréis cómo las olas rompen contra la fortaleza. Todo un espectáculo visual.

Foto Vía Viajejet

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top