Certificado de residencia para los vuelos a Canarias

Pantalla de embarques y salidas

Cuando el 1 de septiembre de 2012 se estableció la norma de que para volar entre Canarias y la Península era preciso la presentación de un certificado digital de residencia en las islas el grito se puso en el cielo tanto por parte de canarios como de peninsulares; voces encontradas que reflejaban la particular discrepancia que siempre ha habido entre unos y otros en cuanto a la conveniencia o no de que los residentes canarios puedan aprovecharse de una bonificación sobre el precio de los billetes aéreos y marítimos.

Anteriormente a esa fecha bastaba con el DNI para acceder a ese descuento lo que daba pie a evidentes fraudes. Eran bastantes los canarios que, trabajando en la Península, no habían cambiado su DNI para así poder aprovecharse de esas bonificaciones. Evidentemente, la imperiosa necesidad de tener que volar, como único medio de transporte rápido hacia las islas, obliga a unos gastos extra que los que son de la Península no tienen. Es el argumento que esgrimen quienes se encuentran en esa situación, argumento muy válido, que sin embargo no siempre es entendible por todos. A fin de cuentas, esas bonificaciones van cargadas contra los presupuestos públicos que son quienes soportan el descuento.

Aquella medida implantada en septiembre de 2012 que obligaba a la obtención del certificado de residencia, evidentemente fue recibida con quejas por todos los canarios y sus instituciones. La bonificación se mantenía (y se sigue manteniendo) pero los trámites eran más molestos. Más que por la necesidad de obtenerlo (se puede hacer vía telemática o bien en el ayuntamiento de la localidad donde se resida), porque para embarcar era absolutamente necesario el presentarlo. Más trabajo tanto para el residente como sobre todo para el personal aéreo. Ésto podría considerarse como mal menor si no fuera porque el olvido de ese certificado o la no presentación en el momento del embarque solo dejaba con dos opciones: bien no embarcar y por tanto, perder el vuelo; o bien pagar un nuevo billete esta vez sin descuento. Injustas a todas luces ambas ociones, si verdaderamente se trataba de un olvido y no de un fraude.

Sin embargo, este pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó una nueva modificación que regula estos descuentos y que viene a cambiar nuevamente todo el proceso de embarque. Nuevamente se ha eliminado el requisito de tener que presentar el certificado de residencia de modo que ahora bastará de nuevo con el DNI para certificar esa residencia, o, y ésto sí es novedad, con un pasaporte en vigor.

Paralelamente se obligará a todas las compañías aéreas y navieras más agencias de viajes a incorporar el sistema telemático SARA con el que se permitirá comprobar, con el DNI, el empadronamiento del residente fuera de la Península, sea en las Baleares, Canarias, Ceuta o Melilla, de modo que serán ellas las que ahora tengan la carga legal de comprobar la residencia, y no el cliente (residente) el que tenga que demostrarlo.

Foto vía elblogoferoz

Tags: ,

Imprimir


2 comentarios

Comments RSS

  1. VICTOR MONTERO MOLDES dice:

    Estuve 10 años viviendo en Tenerife(B° del Sobradillo), y he podido comprobar a través de Vds. el gran cambio que se ha producido en la isla,sobre todo en su capital. Les doy la enhorabuena por estás publicaciones tan interesantes.

  2. Javier Gomez dice:

    Gracias Víctor. Nos alegramos mucho de que le estén gustando. Esa es nuestra intención: reflejar el espíritu de la isla tal cual es ahora mismo.

    Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top