La Guancha, tu nombre te dieron agua y mujer

Iglesia en La Guancha

Ubicado en la parte norte de la isla está este municipio de La Guancha, casi escondida al turista, tímida ante la fama de su vecina Orotava, ante el singular simbolismo de ese Drago Milenario icono tinerfeño que se yergue altivo en la cercana Icod, y ante las recientes reseñas televisivas de su tercer vecino adyacente en discordia, el pequeño pero blanco San Juan de la Rambla.

Como tantos municipios costeros, La Guancha se emplaza sobre las laderas montañosas del Parque del Teide en dirección al mar. Y también como otros, su riqueza natural paisajística es esa mina que deben explotar; su entorno natural, sus senderos y las rutas que por allí se pueden hacer son el atractivo de un pueblo cuyo patrimonio arquitectónico se remite a varias ermitas, alguna de ella histórica, del siglo XVI.

Entorno natural y rutas por La Guancha

La Guancha cuenta en su término municipal con espacios protegidos en el Parque Nacional del Teide y en el Parque Natural de la Corona Forestal. También son zonas de conservación la parte del litoral que está entre las Puntas y Guindaste, así como el acantilado de los Perros, Espacio Protegido de Conservación Natural.

El municipio propone cuatro rutas senderistas que salen de lo que se conoce como la Casa de la Pradera. Una hasta el Barranco de la Arena, otra hasta el parque recreativo de El Lagar, una ruta de tipo circular ue pasa por Icod el Alto y finalmente la ruta que llega hasta el Parque de la Tahona.

Por último, os recomiendo acercaros hasta el mirador El Topete. Desde él se tienen una muy buenas vistas del Teide.

Qué ver en La Guancha

Es la Guancha un pueblo sencillo que no requiere de excesivo tiempo para conocerlo a fondo. Cuenta con varias capillas y ermitas que son de interés histórico que datan de diferentes épocas.

La Ermita de Santa Catalina es la más antigua de todas se construyó en el año 1510, aunque un aluvión prácticamente la asoló, lo que hizo que hubiera que levantarla de nuevo en el año 1878 Es una ermita sencilla, sin demasiada decoración, y en la que destaca el campanario. Se encuentra en la calle Real y en sus cercanías hay un cedro centenario. También del siglo XVI es la Iglesia Matriz del Dulce Nombre de Jesús, cuyos origenes se remontan al año 1.579.

La Capilla de San Antonio de Padua se encuentra en el barrio de El Pinalete mientras que la de El Calvario es de principios del siglo XX y se encuentra en La Guancha de Abajo.También de principios del siglo XX, en los años 30, se construyó la Iglesia de Santo Domingo y un poco más tarde, en 1957, la Ermita de Nuestra Señora de Coromoto en un solar donado por vecino del pueblo que emigró a Venezuela.

Ermita de Nuestra Señora de Coromoto

Leyenda de La Guancha

No quiero cerrar esta aproximación al pequeño pueblo de La Guancha sin hacer referencia al peculiar origen de su nombre, pues según cuenta una vieja leyenda local se le debe a una bella aborigen.

Cuentan que en tiempos de la conquista, un grupo de soldados castellanos se adentraron en este territorio, por entonces guanche. Allí se encontraron a esta bella aborigen en cuya vasija recogía agua. Era tan hermosa que el capitán de las tropas castellanas se prendó inmediatamente de ella por lo que ordenó capturarla. La guancha, rebelde, decidió no caer presa en manos conquistadoras, de modo que por aquel mismo barranco en que estaba, se arrojó, según las versiones más románticas y trágicas de la leyenda, aunque las más aceptadas tradiciones cuentan que esta guancha huyera entre la maleza, dejando sumido en la tristeza al capitán.

Hoy la imagen de la aborigen forma incluso parte del escudo municipal. En él hay dos mujeres guanchas con un cuenco de barro en los brazos y una leyenda que reza “Nombre te dieron agua y mujer”.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top