- Sobre Tenerife - https://sobretenerife.com -

Aterrizando en Tenerife

El Teide parece saludar allá en la distancia. Iluminado por las últimas luces de la tarde, envuelto en su clásico manto de nubes, dibujado a trazos firmes por una mano divina.

Su silueta se recorta en el horizonte para dar la bienvenida a quien quiere aterrizar en su hogar, Tenerife.

Tuve la oportunidad de asistir anteayer a una preciosa imagen en el momento que comenzaba el descenso sobre el aeropuerto del Norte. Poco a poco el avión bajaba su altitud, y bajo la primera línea de nubes apareció, a lo lejos, el seno de Tenerife, su Teide. A sus pies, una vez más, las nubes densas parecían avisar de que habría que desviar el vuelo al Sur. Sin embargo, atravesada esa segunda capa de nubes, la abrupta línea costera de la isla empezó a dibujarse bajo nosotros.

El mar se veía claro. No habría que ir al Sur. Podíamos aterrizar en Los Rodeos. Fue la primera aparición de las montañas, del puerto, de los barcos anclados en él, y de las primeras casas desplegadas en territorio lagunero.

 

El sol se reflejaba en las alas, y bajo ellas, en las estribaciones del puerto…

Dibujaba curiosas figuras jugando con las pequeñas colinas que rodean La Laguna… y finalmente, tomamos tierra.

Un aterrizaje tranquilo, a fin de cuentas, pero sobre todo, realmente bonito de ver.