Un paseo por la Santa Cruz más añeja

Santa Cruz

Santa Cruz era, hasta el siglo XIX, simple puerto de La Laguna, entonces la capital. Pero debido a su desarrollo, fenómeno inevitable en cualquier área portuaria, pasó a tener cada vez más peso.

Las montañas rodean Santa Cruz como en un anfiteatro. Junto al puerto se ubica la Plaza de España, el importante edificio administrativo que es el Cabildo y por las calles peatonales que suben hacia la Rambla de Santa Cruz se reparte la bulliciosa zona comercial y se ubica el Parlamento de Canarias.

Andando un trecho hacia la izquierda de la Plaza de España se encuentra la pequeña zona antigua de la capital, con su pintoresca calle de la Noria y su iglesia de la Concepción, uno de los principales edificios religiosos junto a la iglesia de San Francisco.

Las plazas y parques de Santa Cruz constituyen uno de los elementos que contribuyen a hacer de ella lo que es: una urbe tranquila y habitable, por la que da gusto deambular para ir recalando en sus rincones.

Cabe destacar la Plaza Weyler, con una hermosa fuente genovesa de mármol en el centro, y la Plaza del Príncipe, de gran sabor romántico y sombreada con enormes árboles, ambas dotadas con terrazas donde tomar café.

La Plaza del Príncipe fue un centro de encuentro social en el siglo XIX y en su quiosco de música central se desarrollaban conciertos. En uno de sus laterales se ubican la Biblioteca y el Museo Municipal, justo en el edificio del antiguo Convento de San Francisco, cuyo patio de recreo fue precisamente esta plaza.

Subiendo más arriba se ubican la conocida como Plaza de los Patos, muy breve y cubierta de azulejos antiguos hasta en sus bancos y en torno a la cual existen varios edificios modernistas que merece la pena visitar.

Andando a la derecha, y con una de sus caras dando hacia la Rambla de Santa Cruz, se ubica el Parque García Sanabria, un remanso de paz si se desea descansar del devenir urbano entre palmeras y todo tipo de árboles dispuestos entre recoletas veredas en las que perderse.

Foto Vía: Cosimo

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top